Thursday 8 December 2022  

byarshumana.com ®   

      felix martin

Portada
Galeria
Blog
Contactar


Visitas
Powered by Arshumana® 

Visitas Visitas 

Seduccion
12 March 2005

Esa noche no pod?a dormir, eran las 6 de la ma?ana de una noche calurosa de verano y no paraba de dar vueltas en la cama.

Me levant? y fui a la piscina del hotel, no me encontr? con nadie en el camino. La piscina era de ensue?o, una gran piscina de agua salada que comunicaba con el mar. Tampoco hab?a nadie all?.

En una zona de la piscina hab?a un jacuzzi, al dar a un gran bot?n rojo aquello se puso en funcionamiento y no pude resistir la tentaci?n de introducirme en el agua. Lo hice desnudo, me tumb? y deje que el agua me golpeara, cambiaba la posici?n para que aquellos chorros frotaran todas las partes de mi cuerpo. Era lo que necesitaba, no poder dormir me hab?a malhumorado y me encontraba muy tenso.

Me relaj?, cerr? los ojos y borr? todos mis pensamientos. Me encontraba flotando, y relajado navegaba por el mar pensando en que la presi?n del agua eran olas que me introduc?an en parajes desconocidos.

La paz se turb?, not? que no estaba s?lo en la piscina. ?gil sal? de ella y de pie observ? que un precioso delf?n plateado se hab?a introducido en la piscina. El delf?n seduc?a con sus movimientos e invitaba a juguetear con ?l.

Cuando me repuse del susto, y despu?s de acariciarle, me introduje en la piscina. El delf?n empez? a revolotear alrededor y no paraba de sugerir. Se aproximaba para sentir el calor de otro cuerpo. El delf?n segu?a seduciendo. Yo busqu? lo mismo, me gustaba ese juego y quer?a dejarme llevar por aquella experiencia.

Roc? mi cuerpo con el suyo. Estaba muy suave y algo fr?o, pero era una sensaci?n que sab?a no iba a olvidar nunca en la vida, no siempre pasan cosas como estas en la vida, ten?a que aprovecharlo. Me relaj? y dej? que sintiese mi amor por ?l. El delf?n se daba cuenta y sab?a que entre los dos exist?a algo m?s que un simple encuentro, estaba enamorado.

Le acariciaba, le rozaba, sent?a su calor, me fund? con ?l en un abrazo. El delf?n me guiaba por la piscina volando a trav?s del agua, notaba la suavidad de sus movimientos y como el agua acariciaba mi cuerpo en su desplazamiento. El delf?n entraba y sal?a del agua, en una de las inmersiones, sali? de la piscina introduci?ndose en el mar conducido a trav?s de un sinuoso canal. Yo con ?l.

Me sent? m?s peque?o dentro de la inmensidad del mar, pero mucho m?s libre y m?s cerca de aquella criatura. Segu?a con aquellos delicados y ondulados movimientos navegando por la inmensidad de aquel desconocido oc?ano. Era tal mi relajaci?n y dedicaci?n que al cerrar los ojos me aproximaba a mi ideal de felicidad.

El delf?n sigui? buceando y yo tras ?l. Not? la falta de aire. El delf?n pareci? olvidarse que deb?a sacarme a la superficie. Continuaba agarrado a ?l y nadando hacia la oscuridad. No me quedaba m?s aire, solt? mis pulmones y me despert? sobresaltado en la cama del hotel.

Todo aquello hab?a sido un precioso y fatal sue?o.


Por Felix Martin