Thursday 8 December 2022  

byarshumana.com ®   

      felix martin

Portada
Galeria
Blog
Contactar


Visitas
Powered by Arshumana® 

Visitas Visitas 

follow your dreams
25 September 2004

Salvador conoci? el arte a una edad tard?a, inquieto y observador nunca se hab?a parado a mirar un cuadro y descubrir sus interioridades. Como la mayor?a de la gente se hab?a limitado a disfrutar otras ofertas art?sticas m?s accesibles y que requer?an mucho menos esfuerzo en su acceso y ejercicio mental.

La sensibilidad de Salvador se desarrollaba con otros artes m?s f?ciles de entender, hab?a aprendido a llorar leyendo un novelas y poes?as, evadirse escuchando canciones y letras, y disfrutar de sus propias experiencias viendo pel?culas. Hab?a llegado incluso a que se le pusieran los pelos de punto escuchando flamenco, aunque tambi?n lo descubri? tarde.

Un d?a, una amiga llam? a Salvador para invitarle a una exposici?n de arte que inauguraba una conocida suya. Salvador que le gustaba estar preparado, investig? en la web para encontrar referencias a su obra e intentar entender que pod?a esperar de esa exposici?n. Encontr? una bonita revista digital que recog?a un reportaje gr?fico sobre su obra. Era breve pero Salvador se sent?a preparado.

Salvador y su amiga llegaron los primeros, la sala estaba vacia. Entraron. La primera impresi?n defraud? a Salvador, la sala era peque?a, paredes blancas, no encontraba elementos, no encontr? complejidad. Despues de 30 minutos pens? que ya era suficiente y que se podr?an ir a un bar a tomar un refresco.

Sin nadie que le explicar? nada y en compa??a de la ?nica persona que conoc?a, Salvador empez? una conversaci?n en la que se idear?n posibles modelos de negocio. Sin pretenderlo organizaron comercialmente el producto que se expon?a, dandole salida en cat?logos impresos y digitales, vendiendo la idea a tiendas y complejos, vendiendo montajes a expositores y feriantes.

Algunos amigos de la artista se incorporaban a la conversaci?n y aportaban datos de ella, su car?cter, su trabajo, y en general cosas que s?lo amigos conocen. La artista estaba en la exposici?n hablando con todos. Salvador durante la conversaci?n, y de vez en cuando, la observaba para intentar entender aunque s?lo fuese externamente un poco m?s todo aquello y la pureza del arte que transmit?an sus amigos. Su timidez y suavidad le suger?a y seduc?a.

Poco a poco y despues de organizar su futuro, Salvador empez? a inventar el suyo propio y desarrollar ideas y proyectos en torno a su propia visi?n art?stica y el resto con sus propias experiencias. A Salvador se le pas? el tiempo sin darse cuenta?. tampoco quer?a que pasara, sent?a la vibraci?n de su m?vil en el bolsillo del pantal?n a las cuales no atend?a, ten?a cita con amigos a la que sab?a que llegaba tarde, pero no importaba porque sab?a que entender?an su retraso.

? en un momento de silencio y girando lentamente la cabeza para disfrutar el entorno Salvador ley? escrito en la pared "follow your dreams". Hasta entonces hab?a pasado desapercibido m?s que el mero hecho formal de que aquellas letras estaban all? impresas, ? no era eso lo que estaba haciendo ? ? no era todo aquello sue?os de viajes virtuales proyectados al futuro de sus propias vidas ? se senti? entonces que la artista hab?a estado todo el tiempo con ellos hablando de ello y que hab?a ayudado a recrear todas esas historias de querer y no s? si saber poder.

Salvador ante aquella revelaci?n, se propuso observar la exposici?n de nuevo. Quer?a hacerlo solo.

Sali? a la calle y entr? a la exposici?n como si no hubiera estado all? antes. Ajeno a todos los que all? estaban, en el fondo tampoco conoc?a a nadie, estaba realmente solo. Se fij? en detalles que no hab?a observado en la rudeza de la "primera" visita, descubri? la sencillez y los espacios que se abr?an a pesar de lo reducido de las salas. Salvador se senti? viajando por aquellos fant?sticos paisajes en acr?lico y acuarela que decoraban las paredes.

Salvador descubri? algo que no hab?a sentido nunca delante de un cuadro, se senti? internamente satisfecho. Se ten?a que ir, sus amigos estaban esperando. Coincidi? a la salida con la llegada de una amiga de la artista que hab?a estudiado con ella, se la presentaron y le gui? por la exposici?n. Entendi? la idea de la artista. Sin embargo Salvador no quiere olvidar las sensaciones que tuvo antes de entenderla. Sin despedirse sali? corriendo a su cita.

Si s?lo hubiese estado 30 minutos, Salvador hubiera perdido la oportunidad de descubrir el arte.

felixxi, 26 septiembre 2004


Por Felix Martin